Aceptación

ACEPTA

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma.
— Carl Jung

Acepta, porque sino lo haces, estarás dejando que tu vida pase. Impedirás que todo se transforme y cambie. Evitarás que la abundancia del ahora se te manifieste.

Acepta, porque sino lo haces, estarás abriendo las puertas a la lucha, al intento agotador de evitarte. Acepta, porque sino lo haces, la resignación aparecerá para aniquilarte. Y la resignación te llevará a la apatía, a la frustración y a la conciencia de injusticia. No lo olvides, aceptar no es resignarse.

Acepta, y así reconocerás que sabes quererte, que te aprecias y respetas. Acepta para poder, de verdad, transformarte. Para que inicies una nueva vida y te conviertas en obrador de milagros, acepta.

Para despertar, necesitas aceptar y aceptarte. ¿Aún no lo sabes?

Cuanto más te resistas, cuanto más quieras negarte, mayor será tu sufrimiento y tu decadencia. Acepta, y estarás en paz. Y la paz te traerá alegría, y la alegría, poder y voluntad. Acepta y te transformarás, crecerás, te harás más grande, más importante. Acepta porque eso quiere decir que asumes la responsabilidad de ser todo lo que eres, que no huyes, que no te escondes.

Acepta tu oscuridad, tu miedo y tu escasez, tu enfermedad y tu ruptura. Acepta que eres grande, poderoso, valioso y universal. Acepta que puedes, que eres capaz. Acepta tu luz. Acepta tu rabia, tu enojo, tu tristeza y tu vanidad; tu amor, tu humildad, tu sonrisa, tu belleza y tu limitación.

Acepta todo y entonces todo ocurrirá. Te transformarás.

Feliz presente,

Almudena Migueláñez.

Photo by Dominic Chung

Photo by Dominic Chung